Viabilidad y reproducibilidad de la ecografía por shear wave en ecografía cerebral pediátrica.

Viabilidad y reproducibilidad de la ecografía por shear wave en ecografía cerebral pediátrica.

Artículo original: El-Ali A, Subramanian S, Krofchik L, Kephart M y Squires J. Feasibility and reproducibility of shear wave elastography in pediatric cranial ultrasound. Pedia Radiol. 2020; 51:990-996.

DOI: 10.1007/s00247-019-04592-1.

Sociedad: European Society of Paediatric Radiology @ESPRSociety

Palabras clave: Brain, cranial ultrasonography, infant, neonate, shear wave elastography, ultrasound.

Abreviaturas y acrónimos utilizados: US (ultrasonidos), SWE (elastografía por shear wave), RM (resonancia magnética), cGA (edad gestacional corregida), IM (índice mecánico), IT (índice térmico), ROI (región de interés).

 

Línea editorial del número

Pediatric Radiology es la revista oficial de la Sociedad Europea de Radiología Pediátrica, la Sociedad de Radiología Pediátrica, la Sociedad Asiática y Oceánica de Radiología Pediátrica y la Sociedad Latinoamericana de Radiología Pediátrica. Es una revista internacional, informa a sus lectores de nuevos hallazgos y avances en todas las áreas de imágenes pediátricas y en campos relacionados, combinando los artículos originales y revisiones que describen el estado actual del conocimiento en un tema en particular.

Entre los artículos originales de investigación que se pueden leer en el número de este mes, destaca uno centrado en la precisión de la evaluación subjetiva de reflujo vesicoureteral haciendo una revisión de las nuevas pautas de cistouretrografía miccional, otro que habla sobre los hallazgos por tomografía computarizada y resonancia magnética sobre el traumatismo pancreático y otro sobre una encuesta multicéntrica acerca de la cobertura radiológica fuera del horario de atención hospitalaria.

 

Motivos para la selección

He querido revisar este mes este artículo ya que no hay apenas literatura acerca de la SWE cerebral. Me resulta una técnica muy complicada de adquirir ya que la ventana ecográfica no permite la posición de la sonda y el abordaje totalmente paralelos, al ser el plano óseo craneal curvo. Es por esto, que me resultaba complicado imaginarme una adquisición de datos fiable.

 

Resumen

Los US del cerebro pediátrico es una técnica económica, portátil y de alta resolución, y que además no utiliza radiación ionizante. Sin embargo, al igual que las imágenes de US de otros órganos, las imágenes Doppler en escala de grises y en color del parénquima cerebral tienen una menor sensibilidad de diagnóstico y especificidad en comparación con técnicas como la RM. Se ha demostrado que la elastografía mejora la sensibilidad y la especificidad de los US para detectar patologías como la cirrosis.

La SWE es una técnica relativamente nueva que utiliza un pulso de US para medir la rigidez del tejido. Debido a que la SWE induce deformación interna del tejido (ondas de corte), la técnica es menos dependiente del operador que otras técnicas de elastografía ecográficas como la elastografía de tensión. La SWE permite simultanear los US en escala de grises con la medición de la rigidez del tejido en estudio de manera cuantitativa.

Dado que es una técnica muy reciente, apenas se ha aplicado para estudios de US cerebral, y cuando se ha hecho se ha valorado en el parénquima cerebral sano. Con este estudio se pretende valorar por medio de la SWE a pacientes pediátricos con patología intracraneal.

Esta publicación tiene como propósito principal, la elaboración de un protocolo SWE para el US transcraneal pediátrico, en bebés sin patología y aquellos con patología intracraneal. Dicho artículo se ha llevado a cabo en un centro médico de Estados Unidos donde el US lo realizan principalmente los técnicos superiores especializados en ecografía.

Para la obtención del US se categorizó a los lactantes según la edad gestacional: término (> 37 semanas) y prematuro (<37 semanas); un subconjunto de recién nacidos prematuros, aquellos nacidos a <33 semanas, denominándolos como "prematuro extremo”.  También se calculó la cGA para los recién nacidos prematuros agregando a su edad gestacional estimada al momento del parto. Por ejemplo, un bebé nacido a las 32 semanas de gestación con una edad cronológica de 2 semanas tendría una cGA de 34 semanas. 

La SWE se realizó en la máquina de US Logiq E9 (GE Healthcare, Waukesha, WI) utilizando un C1 - 6 transductor curvo. El examen SWE se agregó al final del protocolo de US transfontanelar de rutina. Los bebés fueron fotografiados en posición supina estándar cuando fue posible. En los casos críticamente enfermos, los bebés no móviles fueron fotografiados en la posición semi-vertical. Todas las medidas de SWE se obtuvieron mediante la fontanela anterior. El IM fue de 1,4, el IT varió de 0,4 a 0,7 y la potencia de salida fue del 100%.

Todos los exámenes fueron realizados por técnicos superiores especializados en ecografía pediátrica con soporte puntual de radiólogos pediátricos. Como parte de este protocolo de estudio, los técnicos recibieron material educativo y una sesión sobre la técnica óptima de SWE y la correlación anatómica normal.

Cada examen comenzó con diagnóstico en escala de grises y Doppler del cerebro, observándose si existía patología intracraneal concurrente en este momento. Después de esto, se evaluaron dos áreas separadas de parénquima cerebral con SWE: sustancia blanca periventricular en la región parietooccipital y núcleos grises profundos. Se obtuvieron tres ROI en cada ubicación. En casos con patología intracraneal definida, se evitó medir la patología no parenquimatosa. Por ejemplo, si el niño tuvo una hemorragia intraparenquimatosa, obviamos la medición del hematoma en sí.

Los bebés con exámenes cerebrales de SWE fueron asignados a dos grupos. El primer grupo, denominado exámenes normales, no contenía ninguna anormalidad significativa en los US, ni ninguna imagen cerebral de seguimiento que pudiera afectar el análisis de la SWE. Los exámenes en esta categoría tampoco tenían (1) ninguna anomalía ecográfica; (2) anatomía variante normal; o (3) patología que era poco probable que afectara la rigidez cerebral. El segundo grupo incluyó a todos los lactantes con patología intracraneal, incluida hemorragia intracraneal, trombosis venosa sinusal con infarto y leucomalacia periventricular.

Las medidas SWE de los núcleos grises profundos (tálamo y caudado) se agruparon para el análisis final. Se consideró que las imágenes SWE eran adecuadas cuando había: (1) al menos un 50% de relleno de color del volumen de muestreo, (2) un relleno de color suave y (3) ausencia de artefactos significativos o un contacto deficiente del modo B, parámetro subóptimo en la imagen en escala de grises.

De los 78 exámenes realizados con éxito, 70 estudios no demostraron ninguna anormalidad discernible y fueron considerados normales. Cincuenta de estos exámenes se realizaron en recién nacidos a término y 20 exámenes en recién nacidos a término. La edad promedio en la imagen para los exámenes normales de todos los grupos de edad gestacional fue de 40.3 días (rango: 0 - 201 días). Las edades gestacionales promedio del gestacional fue de 40.3 días (rango: 0 - 201 días). Las edades gestacionales promedio del término, pre-término y grupos extremadamente pre-término fueron 38.4 -1.2 semanas, 29.0 ± 3.7 semanas y 28.3 ± 3.1 semanas, respectivamente.

Las indicaciones más comunes para los exámenes normales de los US fueron los bebés con cardiopatía congénita sometidos a examen en la unidad de cuidados intensivos cardíacos (41,4%), evaluación de seguimiento de hemorragia de matriz germinal pequeña (Grado 1) en la unidad de cuidados intensivos neonatales (32,5 %) y evaluación de macrocefalia (12.0%).

La rigidez media en la sustancia blanca periventricular fue menor que en los núcleos grises profundos en todos los grupos de edad gestacional. Esta diferencia fue estadísticamente significativa en el grupo de términos (1.3 m / s vs. 1.5 m / s, P < 0.001) estadísticamente significativa en el grupo de términos (1.3 m / s vs. 1.5 m / s, P < 0.001) y grupo prematuro extremo (1.2 m / s vs. 1.4 m / s, P = 0.001). Sin embargo, al incluir a todos los bebés prematuros, esta diferencia no alcanzó el umbral significativo (1.3 m / s vs. 1.4 m / s P = 0,12). Además, la rigidez media para los núcleos grises profundos difirió entre los grupos de término (1.5 ± 0.3m / s) y pre-término (1.4 ± 0.2m / s) ( P < 0,01). No se observaron diferencias significativas en la rigidez de la sustancia blanca respecto a la edad gestacional.

Se realizó un análisis de subgrupos que comparó a los recién nacidos prematuros según la edad gestacional corregida. No se observaron diferencias en la rigidez cerebral entre cGA 37 semanas ( n = 8, sustancia blanca = 1.2 ± 0.4, núcleos grises profundos = 1.5 ± 0.3 m / s) (sustancia blanca valor = 0.40, núcleos grises profundos valor = 0.59).

De los 78 exámenes, se tomaron imágenes de 8 bebés con patología intracraneal. Los 8 casos tenían imágenes que contrastaron por RM, siendo éstas de carácter patológico. Cinco niños tuvieron hemorragia intraparenquimatosa con extensión intraventricular, dos tuvieron trombosis del seno venoso dural con infarto venoso y uno tuvo leucomalacia periventricular. La edad promedio de las imágenes para los lactantes con patología intracraneal fue de 48,6 días (rango: 0 - 123 días) y la edad gestacional promedio de estos bebés fue de 38.9 semanas (rango: 37.0 - 40.0 semanas). Los niños con hemorragia intraparenquimatosa grande presentaron rigidez de la sustancia blanca aumentada (1.3 ± 0.1 m / s) y rigidez de los núcleos de color gris oscuro (1.6 ± 0.2 m / s) en comparación con los recién nacidos a término con US transfontanelar normales.

En resumen, se encuentran diferencias confiables en la rigidez entre los núcleos grises profundos y la sustancia blanca periventricular, descubriendo, así, una tendencia hacia una rigidez anormalmente mayor en los lactantes con hemorragia intracraneal.

 

Valoración Personal

El artículo me ha parecido un buen estudio inicial con esta técnica tan novedosa que en muy pocos centros aún no se está llevando a cabo o bien por falta de conocimientos técnicos sobre SWE o porque no se ha tenido en cuenta como posible factor de correlación con RM. Es muy esclarecedor en cuanto a la técnica de estudio, en parte porque el protocolo del mismo lo llevan a cabo técnicos especializados en ecografía.

Como partes negativas cabe destacar que la muestra que tomaron como pacientes normales o sin patología, únicamente fueron evaluados por US, habiendo patologías intracraneales en las que los US quedan limitados y para ello es mejor la realización de pruebas complementarias como RM. Por otra parte, dan valores elastográficos que evidencian de manera muy preliminar de rigidez anormal en bebés con hemorragia intracraneal, estando muy limitado al tamaño de la muestra (n=8).

 

Estela Mendoza Bielsa
Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona TSIDMN
emendoza@sjdhospitalbarcelona.org @ecografiaenmodo

Noticias Relacionadas

Evolución de la Protección Radiológica de los profesionales sanitarios.
Evolución de la Protección Radiológica de los profesionales sanitarios.
¿Son sostenibles los beneficios iniciales de un cribado de cáncer de mama con tomosíntesis?
¿Son sostenibles los beneficios iniciales de un cribado de cáncer de mama con tomosíntesis?
Comparación entre [68Ga]Ga-DOTA-FAPI-04 y [18F] FDG PET/CT para el diagnóstico de lesiones primarias y metastásicas de distintos tipos de cáncer.
Comparación entre [68Ga]Ga-DOTA-FAPI-04 y [18F] FDG PET/CT para el diagnóstico de lesiones primarias y metastásicas de distintos tipos de cáncer.
La neumonía por COVID-19: hallazgos por TC en 122 pacientes y diferencias con la neumonía por influenza.
La neumonía por COVID-19: hallazgos por TC en 122 pacientes y diferencias con la neumonía por influenza.