Ética profesional en tiempos de pandemia

Artur Roman. Trabajador Social en Emergencias

"Aprender a amar la vida cuando la vida duele." (Aprender. Lluis Llach)

Las calles están vacías. La población está confinada por la pandemia del maldito coronaviurs. Muchas personas han sufrido sus secuelas, e incluso algunas han perdido la vida. Ciertamente, la situación es preocupante. Pero aún así hay cientos de profesionales que comprometidos en el servicio a los demás siguen trabajando día a día, conscientes de los riesgos que les comporta. Entre estos profesionales nos encontramos todos los que formamos parte del Parc Taulí que aportan el saber y saber estar en situaciones tan críticas como la actual.

No obstante, si en situaciones ordinarias ya es habitual que surjan de controversias y conflictos con usuarios / as, otros profesionales y / o grupos, en casos de trabajar en entorno de alto estrés como el actual, es de esperar que este puedan aumentar, fruto, entre otras causas de la presión asistencial, o carencia de recursos.

Por este motivo queremos hacer llegar algunas estrategias a emplear, esperando que sirva para favorecer un mejor clima laboral y disminuir el nivel de disconfort.

Las emociones son como reactivos: No siempre gestionamos correctamente las emociones como: miedo, tristeza o rabia. A veces las queremos contener o negarlas. Si no les damos salida
-Encontrar formas y espacios adecuados para desconectar o compartirlas acabará expresándose de forma abrupta y de forma poco adecuada. Para evitarlo, podemos hacer algunas acciones como:

  • Tomar conciencia de la emoción que experimento, sin negarla.
  • Cuidar el tono de nuestras palabras.
  • Evitamos situaciones, nos pueden "disparar", especialmente si observamos tensión en los demás.
  • Posponer la conversación por un momento más adecuado.
  • Utilizar técnicas de respiración.

Semáforo emocional: Observa cómo estás tú y como están los otros. Aprovecha los espacios de serenidad "verdes" para hablar de temas delicados y evita cuando tú u otros estén en situación de tensión "rojo".

Ponemos el contador a 0: No actúes pensando y teniendo en cuenta asuntos anteriores. Seamos comprensivos con los demás tal y como quisiéramos que lo fueran con nosotros. Si te das cuenta que has sido tú quien ha actuado correctamente siempre estás a tiempo para
disculparte y agradecer su comprensión. Borrar todos los días, antes de empezar a trabajar, el listado de ofensas.

Utilizamos palabras que curan: Frases como "Según mi punto de vista", "para mí es importante que", "te agradezco que", "y tú qué piensas?", "En eso tienes razón". o similares hacen que la otra persona esté más receptiva a nuestros deseos. Los Reyes Magos llevaron tres palabras mágicas. "Por favor, gracias y perdón"; si las utilizas verás los resultados.

Buscamos la intencionalidad positiva: Todos trabajamos por el bienestar del paciente, por lo tanto todos compartimos la intencionalidad positiva. Ten presente que todo el mundo hace lo que cree que es mejor en cada momento, de acuerdo a sus conocimientos y capacidades. Busca aspectos en la que compartes su perspectiva, y hazle saber. Favorece una actitud cooperativa proponiendo otras alternativas viables para el mismo fin. Quizás todas las opciones son válidas.

Clarifica: Habitualmente nos expresamos de forma poco detallada con conceptos equívocos o subjetivos. En cualquier desacuerdo, asegúrate de tener toda la información y el correcto significado de las palabras, pedido que te clarifique lo que no tienes claro, haciendo un regreso
de lo que crees haber entendido.

Separa la posición de la necesidad: Quizás el otro expresa de forma poco adecuada una necesidad legítima. No te quedes con el "como" y coopera en ayudarla a conseguir su objetivo "el qué". Ten en cuenta las diferencias culturales en la forma de expresar emociones y de relacionarse.

Establece criterios objetivos: No te dejes llevar por las emociones. Establecer previamente criterios neutros y lo más objetivos posibles ante desacuerdos.

Aportamos generosidad: Seamos comprensibles y compasivos con aquellas personas que fruto de la angustia expresan de forma poco asertiva sus preocupaciones y necesidades. Quizás necesitan expresar su malestar y no disponen de herramientas más apropiadas. Legitima su emoción.

Modelado: Las actitudes también se contagian. Intenta ser un modelo por tus compañeros, compañeras y personas que dependen de ti. Sé coherente entre lo que haces y lo que dices.
Antes de actuar piensa si lo que vas a hacer le gustaría a tus compañeros, familiares o a ti mismo en otro momento.

Contagia: Genera esperanza, comprensión, paciencia colaboración y flexibilidad. Cuando se contagia trabajamos lo mismo pero sufrimos menos.
La actual pandemia es una oportunidad para dejar la huella de quien somos. Aprovecha esta situación para mejorar tu currículum emocional.

Artur Roman Soler
TSIDMN y Mediador
Trabajador social en emergencias

Noticias Relacionadas

1º webinar de formación contínua
Informe sobre la Reunión General Anual de la rama Educativa de la EFRS.
Informe sobre la Reunión General Anual de la rama Educativa de la EFRS.
Encuesta de situación del colectivo fernte a la Pandemia
Encuesta de situación del colectivo fernte a la Pandemia
Infografías interactivas para Técnicos
Infografías interactivas para Técnicos